Cada tanto reaparece el relato kirchnerista sobre la deuda pública. Según el mismo, el kirchnerismo desendeudó al país y fue el gobierno de Cambiemos el que lo endeudó. Nada más lejos de la realidad. En esta nota mostraremos los números que desmienten ese relato. Sin embargo, aun si los números mostrasen que la deuda hubiese crecido más durante el gobierno de Cambiemos, lo cierto es que la deuda es consecuencia del déficit fiscal, y fue el Kirchnerismo quien aumentó el mismo. El gobierno de Macri lo redujo. Por supuesto, la dinámica de la deuda pública del gobierno nacional está afectada no solamente por el déficit fiscal sino también por el uso del impuesto inflacionario. No entraré en esta nota en el análisis de esas dinámicas pues no es esa la cuestión planteada en el debate político, el que se pregunta simplemente quien dejo un incremento de deuda total mayor.

En resumen:

  1. Deuda Pública Bruta creció: U$S 75 mil millones durante el último gobierno de Cristina Fernández de Kirchner; U$S 46 mil millones durante el gobierno de Mauricio Macri y U$S 32 mil millones durante la gestión de Alberto Fernández (hasta junio de 2021).
  2. Deuda Publica “Consolidada” (Tesoro y BCRA) creció: US$ 72 mil millones durante el último gobierno de Cristina Fernández de Kirchner; U$S 27 mil millones durante la gestión de Cambiemos y U$S 50 mil millones en lo que va de la gestión de Alberto Fernández (hasta junio de 2021).

Sin dudas, entonces, la verdad es contraria al relato kirchnerista sobre la deuda pública. La deuda total ‘consolidada’ del sector público nacional creció en lo que va del gobierno de Alberto Fernández el doble de lo que lo hizo durante todo el gobierno de Macri. En el último gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, creció casi tres veces lo que lo hizo durante el gobierno de Cambiemos. Esta es la verdad de las mentiras.

Deuda (Bruta) Pública:

En 2015, la gestión de Cambiemos heredó un déficit público “bien calculado” cercano a 6.8% del Producto Bruto Interno (PBI), como se puede ver en esta nota. A fin de 2019, el Gobierno de Macri había dejado un déficit 3.8% del PBI, destacándose un déficit primario de solo 0,4% del PBI. En los 4 años de Cambiemos, la administración encaró una difícil tarea: Bajar el déficit fiscal bajando el gasto público y la presión impositiva.

Además, desde diciembre de 2015 se resolvieron deudas atrasadas y no contabilizadas en las estadísticas del Ministerio de Hacienda y Finanzas, las cuales en esta nota las llamamos “Esqueletos”. Es decir, había deudas atrasadas con Hold Outs (U$S18mm) y los esqueletos, Energía (U$S 5 mil millones) y CIADI (U$S 3 mil millones), que sumaban en total U$S 26 mil millones (Ver Cuadro 1 arriba).

Así, en septiembre de 2015, el total de la Deuda Publica Bruta sumaba un total de U$S 266 mil millones mientras que en septiembre 2019 alcanzaba un nivel de U$S 311 mil millones, es decir, durante el gobierno de Macri la deuda pública registró un aumento de U$S 45 mil millones.

El aumento de la deuda publica total durante el Gobierno de Macri fue bastante menor al del segundo Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, de 2011 a 2015, ya que la Deuda Bruta en septiembre de 2011 era U$S 190 mil millones y terminó en septiembre de 2015 en U$S 266 mil millones, es decir, registró un aumento en esos 4 años de U$S 75 mil millones: 30 mil millones más que el aumento registrado durante el gobierno de Mauricio Macri.

El aumento de la deuda durante 2011 y 2015 no debería sorprender, porque el déficit fiscal fue creciente y además se fueron acumulando “atrasos” o “deudas no contabilizadas” que luego terminó regularizando el gobierno de Mauricio Macri durante los años 2016-2017.

Durante el gobierno de Alberto Fernández (a junio de 2021), la deuda pública subió en U$S 32 mil millones, pero el déficit Fiscal fue récord. ¿Quién pago la diferencia? Naturalmente, el Banco Central de la República Argentina (BCRA), ya que el método de financiamiento desde fines de 2019 es muy similar al utilizado entre 2011-2015. Acá vale recordar que la emisión monetaria (vía Utilidades que gira el BCRA al Tesoro) “no se registra como deuda” pero no por ello deja de impactar en la economía.

Deuda Pública “Consolidada”:

A la deuda pública del sector público le sumaremos el cambio en ‘patrimonio neto’ del BCRA para aproximarnos a medir la variación de la deuda publica ‘consolidada’. La principal fuente de variación del patrimonio neto del BCRA es, en el activo, las reservas netas que posee el BCRA y en el pasivo, su deuda renumerada. Aunque a veces no se consideran las Letras Intransferibles del Tesoro Nacional que posee en su activo el BCRA para estimar su patrimonio neto, en esta nota si lo haremos para evitar una posible doble contabilización de deuda en el endeudamiento ‘consolidado’. Si no lo hiciésemos, las conclusiones de esta nota se reforzarían significativamente.

Entonces, en la Cuadro siguiente, computaremos la evolución del patrimonio neto del BCRA, tomando en el activo las Letras Intransferibles del Tesoro (y bonos que el tesoro le entregó al BCRA para reemplazar parte de las mismas) y las reservas netas y en el pasivo su deuda remunerada. Finalmente, se lo adicionaremos a la deuda bruta del sector público antes calculada para llegar a una estimación de la deuda publica ‘consolidada’.